martes, 6 de marzo de 2012

SOCRATES QUE ES EL HOMBRE

SOCRATES Y EL HOMBRE
Es el iniciador de este periodo. Sus enseñanzas hicieron hincapié en aspectos como: la virtud, el amor, la justicia y el conocimiento de uno mismo. Sumisión era tratar de persuadir a los hombres para que cuidaran su alma, que era lo más noble, y también de incentivarlos a que obtengan virtudes y a que sean personas sabias.
 El dice que el hombre esta compuesto entre el cuerpo (soma) y alma (psiché), dentro de nosotros se encuentra el alma pero esta no puede ser captada por los sentidos.
El alma es lo que distingue al hombre del resto de los seres, y también dice que existe una naturaleza humana, con valores éticos universales que funcionan como guías para orientar la conducta del hombre. Plantea que el saber actuar de forma correcta constituye nuestra naturaleza, y cree que el vicio es el es producto de la ignorancia, que ninguna persona desea el mal por ello sostiene que la virtud es conocimiento, y que las personas que conocen el bien, actuaran de forma justa. Lo virtuoso es lo que perfecciona el alma.
Sócrates distingue al hombre, ya que él es el único ser capas de dar una respuesta racional a cualquier pregunta racional sobre si mismo.
" A lo largo de mi camino no hago otra cosa que persuadiros, de que no es el cuerpo de lo que debéis preocuparos ni de las riquezas ni de ninguna otra cosa, antes y más que del alma, para que ésta se convierta en óptima y virtuosísima"
De acuerdo con Sócrates (filosofo ateniense del S.V a. C.), lo que constituye nuestra naturaleza humana es la virtud, entendida como el saber actuar bien. También afirma que la persona una criatura en constante búsqueda de sí misma, que en todo momento de su existencia debe mantener bajo examen y escrutinio racional las condiciones de esta.
El ser humano se distingue en Sócrates, por poder dar una respuesta racional a cualquier pregunta racional que se le haga sobre sí mismo.
Para Sócrates el hombre es un ser esencialmente moral y que, por lo tanto debe ser respetuoso de las leyes. Su método, la mayéutica a través del cual Sócrates indaga al interlocutor , tratando temas como el bien, la valentía, la justicia, la piedad, va interrogando a sus discípulos tratando como tema aquello en que cada uno cree que consiste su esencia. Por ejemplo, Laques consideraba a si mismo un valiente. Sócrates le hacia preguntas, indagaba. A cada respuesta de su interlocutor Sócrates la refutaba con argumentaciones pertinentes hasta que la persona, en este caso Laques, quedaba sin poder decir palabra, pasmada. Era el momento preciso para que se produjera lo que Sócrates denominaba CATARSIS: la liberación de los prejuicios que preparaba a cada ser humano en el camino interior para hallarse a sí mismo.

En conclusión el hombre para Socarres es un ser moral, reflexivo, racional, que debe trazar un camino personal e interior para la búsqueda de la verdad.

Sócrates fue considerado un “filosofo partero de almas e ideas, acompañando a su interlocutor en el camino de el autoconocimiento. ... “conecte a ti mismo” (Sócrates) 
La virtud, a la cual se llega con la práctica continua del bien, no es obtenida con privaciones ni sacrificios rituales. La virtud es la práctica continua de la reflexión racional sobre los actos propios. De allí concluimos que un acto es bueno cuando tiene una justificación racional solida. Tenemos que toda justificación racional es válida universalmente. Al ser las justificaciones Eticas producto de la razón, coinciden con las características del conocimiento: validez y universalidad. Si dos cosas poseen características idénticas, podemos concluir fácilmente que estamos hablando de la misma cosa

Así demostramos que la virtud es un conocimiento de lo racionalmente válido en el actuar humano.

En conclusión: el hombre sabio ha de ser virtuoso, pues la virtud es consecuencia del conocimiento. Luego ciencia y perfección moral son una misma cosa: "saber es virtuoso", decía Sócrates. Saber cuál es el bien para nosotros es lo mismo que hacerlo.

Si conocemos qué es bueno para nosotros, lo haremos indefectiblemente.

Un acto virtuoso para Sócrates es un acto conducido por la razón, y no uno místico ni de privaciones y castigos religiosos. Señala explicando por qué los siguientes casos son virtuosos, o por qué no.

Se puede establecer una relación desde el punto de vista que Sócrates se comporto en su juicio de una manera virtuosa (aunque conocía y sabia de su posible futuro), ya que el pudo tener en cuenta para su defensa el aplicar todo su conocimiento como un hombre virtuoso sin llegar al punto de auto denominarse sabio.

Sócrates tenia conocimiento y gracias a esto tenia la capacidad de dar juicio (epoge) y dentro de la virtud el juicio y el conocimiento se relacionan para lograr un funcionamiento social en función de lo justo; es aquí donde se da la relación.
¿cuales son las virtudes de socrates?

La justicia: establecimiento de ese bien, 
Fortaleza: firmeza de la adhesión al bien
 
Templanza: moderación para evitar dejar arrastarse por el mal.

2.1. La virtud es un bien absoluto
Anteriormente el concepto de la "virtud" fue comprendido, entre los griegos, de una manera muy amplia: significaba el vigor, la bravura, la habilidad de hacer los ejercicios. Por esa razón, fácilmente se demostraba, como lo hacían los sofistas, que la virtud era relativa, pues era distinta para cada ser humano.
En vez de eso, Sócrates llamó "virtud" aquello que era común para toda la raza humana y en todas las circunstancias, por ejemplo, la justicia, la valentía o el autocontrol. De esta manera no sólo se opuso al relativismo de los sofistas, sino que extrajo de todas las virtudes aquellas que hoy llamaríamos "virtudes morales". Por esa razón a Sócrates se le considera como el fundador de la ética.
2.2. La maldad radica en la ignorancia mientras que la virtud es el origen de la felicidad.
La primera parte de esta afirmación es conocida bajo el nombre de "intelectualismo ético" y significa que el saber es suficiente para ser virtuoso. "Es lo mismo saber lo que es justo y ser justo" decía Sócrates. Toda la maldad tiene su raíz en la ignorancia: nadie se comporta mal premeditadamente. Las consecuencias de esa premisa son las siguientes: primero, que la virtud se la puede enseñar, no es innata; de nosotros depende el hecho de poseerla, y segundo, que la virtud es una sola: siendo que todas las virtudes consisten en el conocimiento, todas las virtudes son la misma cosa.
Por otro lado, la virtud, para Sócrates, tenía un denominador fuertemente práctico. Sólo lo bueno era útil; feliz era aquel que poseía el bien máximo: la virtud. Su conclusión fue la siguiente: la gente busca la felicidad, pero la verdadera felicidad nos ofrece sólo el bien; el verdadero bien es la virtud; ésta es única y consiste en el saber. Adquiriendo conocimientos adquirimos el bien, y con él, la felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada